sábado, 16 de enero de 2010

Sed

Borracho entró en su cuarto, ebrio de sensaciones alucinógenas que aún le recorrían los recuerdos. Fue a la cama y allí todo fue distinto, se casó con el único recuerdo que le hizo sentir vivo, una muerte lenta bajo las sábanas mientras dormía y actualizaba su blog.

1 comentario:

  1. Experiencias personales varias... ¿cómo estás, monito verde?

    ResponderEliminar